2604 Nolensville Pike, Suite C. Nashville, TN. 37211
(615) 781 6881
help@clgtn.com

Una dura ley antiinmigrante en Tennessee otorgará poderes especiales a la policía para detener a indocumentados a partir de 2019

Created with Sketch.

Una dura ley antiinmigrante en Tennessee otorgará poderes especiales a la policía para detener a indocumentados a partir de 2019

El gobernador republicano ni firmó ni vetó la ley, desoyendo las protestas de la comunidad inmigrante que la considera “una de las legislaciones más radicales de la nación”.
La controversial ley de Tennessee contra la población indocumentada será una realidad en 2019.


El gobernador del estado, el republicano Bill Haslam, ni firmó ni vetó la ley, según confirmó a Univision Noticias su secretaria de prensa. De esta manera, la ley HB 2315, que fue aprobada en la Legislatura estatal por amplia mayoría en abril, entrará en vigor el 1 de enero del próximo año.

Para grupos activistas, esta ley es una de las “más extremas y antiinmigrantes” del país. Para los partidarios, evitará que criminales vivan en el estado gracias a las ciudades santuario.

La ley HB 2315 prohíbe las llamadas jurisdicciones santuario y otorga a la policía – municipal, estatal e incluso a la policía universitaria – poderes extraordinarios para que sus agentes ejerzan como agentes federales de inmigración.

Bajo esta ley, ningún funcionario ni entidad de gobierno podrá adoptar una política que se niegue a cooperar de alguna manera con las autoridades migratorias. Cualquiera que lo haga, “será inelegible para recibir dinero estatal hasta que la política santuario sea derogada o rescindida”, se lee en el documento legal.


Por ejemplo, si una cárcel local no retiene a inmigrantes durante más tiempo del previsto cuando el Servicio de Inmigración se lo pide, ese condado podría quedarse sin financiación del estado de Tennessee.

Las agencias de seguridad en Tennessee ayudarán a las autoridades federales de inmigración, pero también cooperarán en “la identificación, detención o deportación de extranjeros presentes en Estados Unidos de manera ilegal”.

La preocupación de los inmigrantes

Desde hace semanas, grupos proinmigrantes organizaron protestas en varios puntos del estado, incluyendo una que reunió a centenares de manifestantes en la capital, Nashville. Su misión era convencer al gobernador que vetará la ley.


Pero no convencieron a Haslam. La Coalición de Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Tennessee (TIRRC) dijo este lunes en un comunicado que la HB 2315 convertirá al estado “en un lugar peligroso para las familias inmigrantes, y consolida nuestra reputación como uno de los estados más hostiles e inhospitalarios de la nación”.

La directora ejecutiva del grupo Conexión América’s, Renata Soto, dijo en otro comunicado que el gobernador desoyó las peticiones de veto que llegaron desde líderes empresariales, educadores, funcionarios y agencias de seguridad. “Haslam ha decidido de manera negligente poner en peligro la seguridad pública y las libertades civiles de todos los habitantes de Tennessee”, escribió Soto.


El rol ambiguo del gobernador

Sin su firma pero sin su veto, el gobernador de Tennessee, el republicano Bill Haslam, permitió que la ley entre en vigor en 2019.

Haslam acepta la ley, pero se muestra crítico con ella. Así se desprende de la carta que mandó a la Legislatura para comunicar su decisión y a la que Univision Noticias tuvo acceso.

Por un lado, el gobernador republicano subraya que la ley “ha servido primordialmente para suscitar miedo en ambos lados” y recuerda que “las ciudades santuarios no existen en Tennessee”.

Pero, del mismo modo, dice que la HB 2315 no obliga a las policías del estado a trabajar como agentes de inmigración. “Lo permite, pero no lo requiere”, asegura Haslam. “No es una ley de deportación masiva”.

La HB 2315 supuso un doble shock para la comunidad inmigrante en Tennessee, pues se aprobó semanas después de la mayor redada laboral bajo la administración Trump, en Morristown, en el este rural del estado. Las autoridades federales arrestaron a 97 inmigrantes.


Por: DAMIÀ S. BONMATÍ


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *