2604 Nolensville Pike, Suite C. Nashville, TN. 37211
(615) 781 6881
help@clgtn.com

¿Me puedo negar a abrir la puerta de mi carro si me lo pide un agente de inmigración?

Created with Sketch.

¿Me puedo negar a abrir la puerta de mi carro si me lo pide un agente de inmigración?

Abogados explican en qué casos una persona, con o sin papeles en Estados Unidos, puede o debe abrir la puerta del automóvil y en qué casos no.


La pregunta surgió esta semana tras conocerse un video donde aparece un ciudadano estadounidense al que se le acercan agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y le piden que abra la puerta de su automóvil y se baje del automóvil.

Se trató de Bryan MacCormack, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Movimiento Santuario del Condado de Columbia (Columbia County Sanctuary Movement) en Nueva York, quien llevaba como pasajeros a dos inmigrantes indocumentados luego de presentarse ante una corte de inmigración.

“Fue a la salida del tribunal cuando lo pararon y le dijeron que se bajara del carro”, explica el abogado de inmigración Alex Gálvez, quien ejerce en Los Ángeles, California.

Uno de los agentes que habló con el activista le dijo que tenía órdenes de arresto contra los inmigrantes que iban dentro del vehículo conducido por MacCormack. Pero este le responde que no cumplirá órdenes si esta no había sido son emitidas por un juez.

“Eso es exactamente lo que uno debe hacer en este tipo de casos”, dice Gálvez. “Si un agente de inmigración le dice que tiene una orden de arresto, y uno se la pide y se da cuenta que no está firmada por un juez, uno puede no abrir la puerta del automóvil”, precisa.

Gálvez dice que en este caso “los agentes supuestamente tenían una orden para llevar a cabo un cateo y el arresto de unas personas que iban a bordo de ese automóvil, pero el activista hizo lo correcto. Pidió a los agentes federales de inmigración ver la orden para saber si había sido emitida y formada por un juez competente”.

Cómo se hace

A la pregunta respecto a cómo se encara una situación de estas, cuando un agente de inmigración se acerca a un automóvil para pedirle a un conductor que se baje del vehículo, Gálvez explicó cómo hacerlo.

“Con todo el respeto del mundo”, advierte. “Con buena educación, hablar claramente, hacer las preguntas que se tienen que hacer, por qué quiere que se baje del vehículo y, sobre todo, pedirle si tiene una orden para catear su vehículo y/o arrestar a una persona. Y que esa orden esté firmada por un juez competente”.

Gálvez dice además que “haca ejercer esto la persona debe conocer sus derechos, saber cuáles son e incluso estar claro en que los indocumentados también tienen derechos en Estados Unidos, como por ejemplo no abrir la puerta del vehículo, guardar silencio o pedir hablar con un abogado antes de responder a una pregunta”.

Otro derecho que tienen los ciudadanos y también los indocumentados “es no firmar nada”, advierte Gálvez. “En muchos casos la pluma se convierte en el peor enemigo, porque puede que una persona renuncie o pierda todos sus derechos de permanencia en Estados Unidos. Antes de hacerlo, hable primero con un abogado para que le explique las consecuencias legales y migratorias de lo que va a firmar”, previene.

¿Y si lo pide la policía?

“Si existe una razón legal, entonces puede hacerlo y la persona debe abrir la puerta”, dice Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias.

Hernández explicó que en el caso de MacCormack el agente de inmigración sólo llevaba un Warrant for Arrest an Alien (orden de aprehensión de un extranjero) que no llevaba impresa la firma de un juez. “Si hubiese llevado una orden con la firma de un juez, en ese caso entonces la orden tenía plena validez para ser ejecutada”, apuntó.

“Los agentes suelen usar estos documentos en sus operativos de arresto, pero si no llevan una orden firmada por un juez, las personas pueden ejercer sus derechos de no abrir la puerta de su casa, o como en este caso la puerta del automóvil”, dijo José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

Guerrero dijo además que “el Warrant for Arrest an Alien” nunca lo firma un juez y no se trata de una orden de allanamiento de entrada a una propiedad buscando a un fugitivo, que sí es firmada por un juez. Esa es la diferencia.

Hernández reiteró que, “si el policía tiene una razón legal para detener a una persona y esta se resiste, puede arrestarlo. Pero debe existir una causa razonable para hacerlo”.

Requisitos distintos

A diferencia de los agentes de inmigración, “los policías deben cumplir con requisitos menos rigurosos para detener y arrestar a una persona”, advierte Gálvez. “Si un agente lo para y le pide papeles, uno está obligado a contestar, dar el nombre y/o enseñar documentos que prueben una identidad, porque la seguridad del agente es primordial”.

“Los policías piden papeles para asegurar su vida, su seguridad. Los requisitos para ellos son mínimos y primero deben determinar y cerciorarse si la persona que detienen constituye o no un peligro. Y durante una detención ellos pueden pedirle que se baje del carro. No necesitan de una orden firmada por un juez para hacerlo”.

El peligro, apunta Gálvez, “está en si la detención se registra en un estado donde la policía colabora con el gobierno federal en la búsqueda de indocumentados. En esos casos, es muy probable entonces que si descubre que no tiene papeles, llamará a ICE para entregarlo y sea puesto en proceso de deportación”.

El abogado señala además que “si bien el carro puede ser un lugar seguro para un indocumentado, solo funciona en caso de que lo detenga un agente de inmigración y no tenga una orden de arresto firmada por un juez. Pero el lugar santuario para cualquier extranjero sin autorización legal de estadía sigue siendo el hogar”.

“Es el sitio perfecto, porque no tenia ninguna obligación de abrir la puerta. No hay nada mas santuario que el hogar por la expectativa de seguridad. La casa es el mas protegido y nadie puede entrar sin permiso. El carro también es considerado como un santuario, pero solo en término de inmigración no para la policía. Eso debe tenerlo en cuenta todo el mundo”, agregó.

Jorge Cancino

Univisión Noticias 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *