2604 Nolensville Pike, Suite C. Nashville, TN. 37211
(615) 781 6881
help@clgtn.com

Preguntas de inmigración: qué pasa si tengo un DUI, soy residente y quiero viajar

Created with Sketch.

Preguntas de inmigración: qué pasa si tengo un DUI, soy residente y quiero viajar

A medida que avanza la política migratoria de ‘tolerancia cero’ de Donald Trump, seguimos respondiendo las preguntas de usuarios que llegan a la redacción de Univision Noticias.


Un extranjero con residencia legal permanente (LPR) fue detenido por la policía y arrestado por conducir en estado de ebriedad. Pregunta si por esta falta puede viajar, perder la green card (tarjeta verde) y ser deportado de Estados Unidos.

El DUI no anula la residencia

El usuario identificado como Marcelo cuenta que consiguió la residencia legal permanente por medio de su esposa ciudadana estadounidense. Pero que en abril del año 2006 fue detenido por manejar borracho y tiene un cargo por DUI (Driving Under the Influence). “Ahora quiero viajar a mi país y necesito saber si puedo tener problemas cuando vuelva”, pregunta.

Si bien el DUI es una falta seria que puede terminar con la expulsión de un indocumentado, “en el caso de un residente legal permanente no lo hace deportable, pero lo pueden detener bajo las órdenes ejecutivas de Donald Trump”, advierte Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phioenix, Arizona y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias.

Hernández agrega que “los residentes con este tipo de falta pueden salir del país sin problema, pero al regresar los pueden cuestionar en el puerto de entrada cuando los reciba el agente de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP)”.

En caso de que un residente legal permanente sea detenido en un puerto de entrada, abogados consultados por Univision Noticias recomiendan no firmar ningún documento hasta que no vea a un juez de inmigración. Y que tampoco firmen ninguna clase de documento, en especial, un Formulario I-407.

El Formulario I-407 se utiliza para que un extranjero pueda informar a la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) que voluntariamente abandona su estatus de residente permanente de Estados Unidos. “Nosotros entonces actualizaremos sus registros a fin de demostrar que usted ya no es un residente permanente de Estados Unidos”, dice la agencia en su página.

El ‘reentry’ no tiene perdón

La usuaria identificada con el nombre de Angélica cuenta que tiene una hija ciudadana estadounidense casada con un inmigrante originario de Centroamérica. “Ya casados, ella se enteró que el marido había sido deportado y regresó sin permiso”, agrega.

La mujer cuenta además que su yerno está preso en una cárcel de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Nueva York, que en dos meses será papá y pregunta si la hija “puede pedirle la residencia permanente ( green card o tarjeta verde)”.

Hernández dice que el reingreso ilegal a Estados Unidos después de una deportación “es una falta demasiado grave porque no permite a los ciudadanos o residentes hacer nada por sus familiares inmediatos”.

“No hay nada que hacer porque regresó sin permiso sin haber cumplido con la Ley del Castigo”, precisa.

La Ley del Castigo sanciona con 180 días fuera si la presencia indocumentada sobrepasa los 180 días, y sube a 10 años si la permanencia sin autorización para de los 365 días.

El reingreso indocumentado después de una deportación es la principal falta condenada por las cortes de inmigración.

Los pecados migratorios son eternos

El usuario identificado con el nombre de Lazio cuenta que hace 20 años intentó ingresar con un pasaporte falso a Estados Unidos, lo arrestaron y lo deportaron.

“Nunca llegué delante de un juez. Sólo me mantuvieron en el aeropuerto y me enviaron de regreso a México”, cuenta.

Lazio dice que desde entonces se ha portado bien, pero que cada vez que va a la Embajada de Estados Unidos a solicitar una visa, se la niegan. “¿Puede el gobierno estadounidense castigarme durante 20 años por una falta? ¿Tengo que pedir perdón? ¿Dónde?”.

El récord inmigratorio no se limpia, queda para siempre, advierte el abogado de inmigración José Guerrero, quien ejerce en Miami Florida. “Lamentablemente este tipo de faltas son permanentes, no se quitan. Cada vez que esa persona vaya al consulado, le dirán que no. Ya está en el expediente y es para toda la vida”.

Jorge Cancino

Univisión Noticias 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *